sábado, 27 de febrero de 2010

Conversaciones mías de la vida real

-Entonces ¿qué te parece mi corto?
-Está muy bien.
-¿De verdad? Tu opinión es importante para mí.
-Bueno, ¿ves esa escena en que un niño recibe un disparo y el cuidador le atiende y llama a urgencias y tal?
-Sí, claro. La escribí yo... jejeje
-Pues dónde dice lo de que se está poniendo morado y se echa a llorar y el de urgencias le dice que ya va ayuda en camino y tal, creo que debería decir que tiene que presionarle la herida con algo porque está teniendo una hemorragia y...
-Espera, espera, es que ese no es el sentido del corto.
-¿Cómo que no es el sentido?
-Sí, es que quiero que sea 100% realista.
-Pero... es que lo que se hace en casos como ese es eso, por lo tanto aumenta el realismo.
-Pero tu llamas a urgencias porque un niño se está desangrando entre tus brazos y poniéndose morado, estás llorando y el de urgencias no te da clases de primeros auxilios. Lo que hace es intentar tranquilizarte y llamar pidiendo ayuda.
-Pero es que lo que tienes que hacer en ese caso es tapar la herida y detener la hemorragia presionando para que no...
-A ver, ¿tú trabajas atendiendo llamadas de urgencia?
-No, pero es lo que haría.
-Pero no es el tono que quiero que tenga mi corto.
-Pero si lo haces así a mí me parece ridículo, eso no ocurre en la vida real.
-¡Claro que ocurre en la vida real! ¿Sabes por qué? Porque ese diálogo está sacado exactamente palabra por palabra de Bowling For Columbine. Me he basado en un hecho real, algo que se ha dicho... ¡una grabación real de una llamada de urgencia para darle realismo!
-Diego, es que tú lo plagias todo.